Daylight Harvesting: ¿Qué es y por qué importa?

17 / 01 / 19

En Construlita sabemos que la iluminación LED se ha vuelto parte fundamental del combate al cambio climático a través de los esfuerzos que hacen los gobiernos, arquitectos, ingenieros, diseñadores y ciudadanos para adaptar la tecnología de iluminación LED para traer luz a las vialidades, edificios y viviendas, con el objetivo de reducir el consumo de energía, el costo de mantenimiento y nuestro impacto en el medio ambiente.

Con esta transición hacia edificios más verdes, que tenga un impacto mínimo en el medio ambiente surge el concepto de Daylight Harvesting, pero ¿qué es el Daylight Harvesting y cómo funciona?

Daylight Harvesting es la manera en que los nuevos edificios ecológicos están diseñados para recolectar y utilizar la luz natural diurna en el interior de los edificios cuando esta luz esté disponible con el objetivo de reducir la necesidad de utilizar iluminación artificial la cual resulta en un consumo de energía.

Los edificios tienen ventanas que permiten la entrada de luz natural diurna, pero los nuevos edificios ecológicos están diseñados para maximizar el uso y la distribución de la luz natural del día en cada espacio del edificio, en conjunto, estos edificios utilizar nuevos sistemas de iluminación automatizados que miden la cantidad de luz natural que hay en cada espacio y ajustan en tiempo real las luminarias LED que proveen de luz artificial los espacios del edificio, esto resulta en un eficiente y reducido consumo de energía ya que se utiliza solo lo necesario para alcanzar un correcto nivel de iluminación.

Las necesidades de iluminación de cada espacio se ajustan con base en la hora del día y las condiciones climáticas.

En Construlita sabemos de los efectos que tiene la luz sobre nuestra biología, fisonomía y psicología, entendemos que la luz natural es más agradable, saludable y que tiene beneficios psicológicos que la iluminación artificial no puede replicar del todo.

El Daylight Harvesting puede reducir el consumo de energía y el gasto de iluminación de un edificio en más del 25%, recordándonos que las alternativas ecológicas tienen mayor beneficio ambiental, económico y de salud y bienestar.