Cromaticidad

Por Construlita Lighting

2 / 02 / 16

El color del entorno despierta emociones en las personas, por ello, es del interés para diseñadores, arquitectos, decoradores y especificadores en iluminación, lograr un adecuado medio ambiente a través de la luz.

No hay reglas fijas para conseguir un efecto determinado, cada proyecto deberá ser tratado de forma particular según el efecto visual que se busca lograr y se distingue por el sello único de los profesionales en iluminación quienes lo especificaron y hayan ejecutado su instalación.

Una de las primeras sensaciones que podemos percibir de la luz, es el de su tonalidad cálida o fría. Los colores cálidos tienden hacia el rojo y amarillos en el espectro visible y los fríos desde tonos verdes hasta azules.

Para precisar una medición C.I.E. (Comité Internacional de Iluminación) determinó un diagrama cromático el cual ordena todos los colores de las fuentes de luz, superficies, pinturas, etc., según tres coordenadas cromáticas X,Y,Z con valor de una fracción y cuya suma es la unidad (X+Y+Z = 1).

Estas tres coordenadas se obtienen a partir de las potencias específicas para cada longitud de onda.

Al mezclar tres radiaciones procedentes de tres fuentes de distinta composición espectral se puede obtener una radiación equivalente a otra de distinto valor.

El resultado, es el espacio con la gama de color perceptible por la visión humana de la Fig.1, en el que con dos coordenadas cualesquiera es suficiente para determinar el color de la radiación resultante formada por la mezcla aditiva de tres componentes.

En el diagrama cromático C.I.E. de la Fig. 1 se delimita en su perímetro curvo por los colores espectrales puros presentes en la luz visible (color monocromático, con la longitud de onda indicada entre 380nm a 780nm) y al interior están todas las posibles combinaciones que interpreta el cerebro humano, e incluye todos los colores que podemos percibir con nuestros ojos a gracias a 3 tipos de células especializadas llamadas conos.

Al centro se suele trazar una curva que representa el color que emite el cuerpo negro (similar a un trozo de metal) en función de su temperatura. Se llama curva de temperatura de color del cuerpo negro.

La temperatura de color correlacionada (TCC) es una expresión que se utiliza para indicar el color de una fuente de luz por comparación de ésta con el color del cuerpo negro, o sea del “radiante perfecto teórico” (objeto cuya emisión de luz es debida únicamente a su temperatura).

Por lo tanto, la temperatura de color aunque usa los K (Kelvin) como unidad de medida, no es en realidad una medida de temperatura. Define sólo color y sólo puede ser aplicada a fuentes de luz que tengan una gran semejanza de color con el cuerpo negro. Es común emplearla para definir el tono de una fuente de luz de color blanco.

Las equivalencias prácticas entre apariencia de color y temperatura de color de una fuente de luz , se establecen convencionalmente en Construlita, considerando el estándar ANSI C78.377A, según la Tabla1:

cromaticidad1

El dato de temperatura de color se refiere únicamente al color de la luz, pero no a su composición espectral que resulta decisiva para la reproducción de colores de los objetos y superficies. Así, dos fuentes de luz pueden tener un color muy parecido y poseer al mismo tiempo unas propiedades de reproducción cromática muy diferentes.

El índice de reproducción cromática (IRC), caracteriza la capacidad de reproducción cromática de los objetos iluminados con una fuente de luz. El IRC ofrece una escala que indica de la capacidad de la fuente de la luz para reproducir colores normalizados, en comparación con la reproducción proporcionada por una luz patrón de referencia –como la luz del sol, independientemente a su TCC

C.I.E. en un inicio, propuso una paleta de ocho colores estandarizado para medir esta propiedad de reproducción cromática y en posteriores revisiones de este método de medición, agregaron más referencias de color de mayor saturación, a los que en conjunto, se les identificaron con el símbolo R1, R2, R3,…, R15, y se les asocia un valor entre 0 y 100, siendo 100 el valor de la luz patrón de referencia con la que comparamos nuestra fuente de luz. En la práctica, identificamos un solo valor IRC y corresponde al promedio aritmético, Ra, de las mediciones de apreciación de varios colores y la interpretamos como referencia general sobre la capacidad que tiene una luz para reproducir fielmente el color reflejado por un objeto en comparación a la luz natural perfecta.

colores-prueba

Es importante mencionar que distinguimos a los objetos por el color asignado según sus propiedades ópticas, pero en ellos, ni se produce ni tienen color. Lo que sí tienen son propiedades ópticas de reflejar, refractar y absorber los colores de la luz que reciben, es decir: el color de un objeto depende de la composición espectral de la luz con que se ilumina (medido por su IRC) y de las propiedades ópticas que posea el objeto para reflejarla, refractarla o absorberla.

Dependiendo de la tecnología y tipo de fuentes de luz, en Construlita ofrecemos modelos de luminarias con diferentes índices de reproducción cromática (Ra >90, Ra >80 y Ra >70) y opciones de temperaturas de color (BC, BN, BF) para que los profesionales en iluminación emitan especificaciones adecuadas de IRC y TCC de acuerdo a cada aplicación, logrando características únicas para sus proyectos, más allá de alcanzar los recomendados niveles de iluminación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *