Master Lighting: Entrevista Lighteam Gustavo Avilés S.C.

6 / 05 / 19

Cada año en los Construlita Lighting Awards vemos proyectos de iluminación atractivos e innovadores y este año durante la edición 2019 de los Construlita Lighting Awards el máximo galardón Master Lighting fue otorgado al proyecto de la Catedral de Guatemala desarrollado por Lighteam Gustavo Avilés S.C, con la colaboración de Brenda Castillo y Daniel Delgado.

El proyecto de la Catedral de Guatemala fue considerado el mejor entre todas las categorías por el jurado evaluador. Además, ganó el reconocimiento de Excelencia en Iluminación en la categoría de Espacios Públicos. Nos dimos a la tarea de platicar con ellos y aquí les compartimos la entrevista que tuvimos con el Arquitecto Gustavo, Brenda y Daniel sobre el proyecto de la Catedral de Guatemala.

Sabemos que la Catedral de Guatemala es una estructura icónica y queríamos saber cómo surgió la idea del proyecto.

El equipo de Lighteam nos platica que este proyecto fue una oportunidad muy grande e importante para poder llevar a cabo un proyecto que fuese de talla internacional.

Tuvieron la oportunidad de convivir con la comunidad de Guatemala y lograron en conjunto definir un proyecto que involucra a múltiples personalidades e identidades culturales, políticas y económicas de aquel país.

El proyecto tuvo un desarrollo de 3 años y culminó dejando un sabor de boca positivo y de gran ánimo en toda la ciudad y en el equipo de Lighteam.

Como todo gran proyecto los retos son parte del proceso y el proyecto de la Catedral de Guatemala no fue la excepción, donde el equipo de Lighteam se enfrentó a varios.

El primero de los retos que enfrentaron fue el de la distancia, este fue un factor importante porque se tenía que hacer el proyecto desde México y después llegar al sitio, donde a pesar de tener los planos y los levantamientos algunas cosas eran distintas. Llevar el proyecto y aplicarlo al sitio fue donde el equipo de Lighteam se encontró con cuestiones técnicas que debían de resolver en el sitio directamente, fueron cuestiones que se lograron resolver gracias a un buen equipo de técnicos.

Todo proyecto de iluminación exitoso tiene como una de sus metas la de transmitir (una emoción, una experiencia, etc.) con el diseño de iluminación y en el proyecto de la Catedral de Guatemala no es la excepción.

Lighteam quería básicamente darle un mensaje a la población de Guatemala, donde el porcentaje de catolicismo es alto y el valor que la catedral tiene para la población es muy grande, se quería resaltar esa importancia, y el valor religioso y estético a la ciudad.

Con la iluminación se buscó representar el cuerpo y la pasividad completa del monumento, intentar no fraccionar, tener una presencia integral de la catedral incluso con relación a su contexto.

Se hizo un proceso de modelaje y jerarquización de temas dentro del mismo monumento, al equipo le interesaban la elevación de sus torres y los remates de sus cúpulas azules, y el principio de que pueda ser vista desde la distancia al mismo tiempo manifestar el relato icónico y religioso de los elementos que la representan y con diferentes, ligeras y visibles acentuaciones, de esta manera tener una composición entre lo masivo y el detalle.

También, el equipo logró iluminar la catedral de adentro hacia afuera manifestando con sus ventanales contraluz tratando de significar que la luz no es solo la luz exterior sino la luz que proviene de su interior manejando también la luz que tiene que ver con el interior del monumento.

La luz juega un rol clave en todos los edificios sin importar el propósito de la estructura, y en el caso de la Catedral de Guatemala la luz juega un rol esencial.

En proyectos de este tamaño la luz es lo que le da presencia a este tipo de edificaciones que ya tiene un valor sentimental en una comunidad, al momento de iluminar se le da más énfasis a ese valor.

Todo diseño de iluminación sigue una o varias filosofías, dentro de la filosofía de diseño que se utilizó para iluminar la catedral fue el de iluminarla desde lejos y eso también le da una liberación al elemento que se está iluminando ya que la luz que emana es la misma del propio elemento ya que no hay ningún equipo en la misma fachada ya que todo es desde distancia, esto permite a las personas ver la arquitectura como tal.

Al ser la Catedral de Guatemala una escala mucho mayor el equipo de Lighteam tuvo que cuidar muchos detalles, implementando la filosofía de que los elementos arquitectónicos son los que tienen que resaltar por ello el cuidar los detalles y ser meticulosos es un proceso más complejo y elaborado.
Sabemos que el equipo de Lighteam está muy orgulloso de este proyecto y les preguntamos que cuál es la satisfacción más grande de todo este proyecto.

Gustavo Avilés nos platica, “Compartimos el proceso de varias etapas en donde participan varios miembros del taller, inicialmente me toca a mí Gustavo dar la temática conceptual, la dirección interpretativa del proyecto que en sí genera las decisiones que siguen y ya después representan procesos de alta complejidad técnica.

“Procesos como la utilización de equipos de alta permanencia, de bajo mantenimiento, de miniaturización que permitan ser invisibles tanto de día como de noche al mismo tiempo procesos de dibujos y planos, cálculos de cantidad consumos, valores económicos y todo lo que va llevando al taller diferentes etapas y especialistas internos a un resultado compartido y a nosotros nos va llevando a un resultado compartido y que a nosotros nos da una estructura de grupo muy fuerte y sólida”.

“La experiencia que tenemos de hace años, debo decir que somos los pioneros en este tipo de iluminación, con esta filosofía de representar el patrimonio histórico sin artificios, de mostrarlo tal y como es… Además de que lo sabemos haces es algo que nos encanta”.

Brenda Castillo, una de las colaboradoras del proyecto nos comenta, “Yo personalmente estoy agradecida de haber tenido la oportunidad de haber trabajado en un proyecto así, iluminar monumentos no es sencillo y menos con la filosofía del arquitecto Gustavo, la técnica que se tiene aquí es totalmente distinta pero estoy muy agradecida de haber participado en todo el proceso desde los cálculos hasta haber estado en la obra estoy muy agradecida de todo el proceso.

“Hay otros nombres que no aparecen pero somos un buen grupo de especialistas y apasionados de la luz que en algún momento todos le entramos en un dibujo o cálculo”.

“Para mí fue una experiencia muy enriquecedora y un poco estresante sobre todo porque yo estuve más en Guatemala sobre todo en la supervisión y más de cerca en la ejecución del proyecto. Fue algo que teníamos, un reto muy importante, fueron muchos cambios y esa experiencia que se logra a través de la aplicación de la luz y es una escuela tal cual, me gusto mucho”.

Además les preguntamos qué parte del proceso o resultado del diseño de iluminación disfrutaron más y esto fue lo que nos platicaron.

Gustavo nos platicó lo siguiente, “ Tengo la posibilidad de poder interpretar significados como son la convivencia social, la integración de la ciudad, la no fragmentación selectiva del monumento saber que la luz es un potencializador de valores en consecuencia como la pacificación, la lectura y como muchas veces menciono no es la luz que proyectamos al monumento sino esa luz que nos regresa a la mirada y nos genera una sonrisa, nos genera un estado de comunión y de participación social”.

“Ese proceso es muy interesante es un proceso sociológico, intervienen actitudes antropológicas, históricas, de la naturaleza de los materiales, el posicionamiento geográfico, todo ese tipo de valores que aparentemente no son visibles pero que finalmente se manifiestan en el resultado de iluminación”.

Brenda nos comenta, “A mí la parte que me gustó se relaciona con lo que menciona el arquitecto que es entender estos valores y el poder verlos reflejados en el monumento, llevar el plano a la realidad y ver cómo se iban descubriendo cada uno de estos puntos de partida fue de los más importantes para mí. Ver el proyecto planeado, realizado y proyecto”.

Daniel Delgado, otro de los colaboradores nos respondió lo siguiente, “En mi experiencia yo estaba en Guatemala estaba viendo la facha de la catedral viendo los tiros como se iban a iluminar las cúpulas y viendo como lo que teníamos proyecto en el taller y ver cómo el proyecto en la realidad, ya las cúpulas, la materialización del proyecto es muy enriquecedor y en Lighteam nos comprometemos para que no nada más se quede en el proyecto y nos comprometemos para que se concrete”.

Para CONSTRULITA es un orgullo contar con la participación de proyectos que integren la eficiencia en la calidad de los productos, con un sentido de reivindicación de vida social, además de la reactivación de la economía, fomentando el orgullo por los valores de la comunidad.

¡Felicidades a nuestro nuevo Master Lighting!