Documentar proyectos, ¿para qué?

21 / 12 / 18

La documentación de un proyecto es una parte primordial del desarrollo profesional. Estamos seguros que esta nota puede ser útil para todos los profesionales del diseño de iluminación, no importa el nivel de experiencia ni la trayectoria porque cuando se trata de documentar, no hay proyecto pequeño.

Empecemos por lo más fundamental, ¿qué es documentar? Esta palabra tiene dos posibles significados:

Documentar Conjugar el verbo documentar
Del lat. documentāre.
1. tr. Probar, justificar la verdad de algo con documentos.
2. tr. Instruir o informar a alguien acerca de las noticias y pruebas que atañen a un asunto. U. t. c. prnl.

A partir de ella podemos darnos cuenta que la documentación tiene un carácter probatorio pues se trata de un conjunto de pruebas que justifican, en este caso, un proyecto de iluminación.

La definición también nos deja ver que el proceso de documentar está relacionado con la acción de mostrar y compartir nuestro trabajo con otras personas.

Contrario a lo que muchos creen, las fotografías no son el único medio para documentar un proyecto ni tampoco son el más importante.

Para documentar un proyecto de diseño es importante considerar el proceso completo, desde el concepto hasta la ejecución. Es recomendable reunir todos aquellos materiales que nos ayuden a explicar el surgimiento de las primeras ideas y los planteamientos conceptuales, desde bocetos hasta diagramas.

Desde luego, la etapas como la especificación, que están más relacionadas con la ejecución del proyecto, también son esenciales para hacer una buena documentación. En este caso, recopilar las tablas, fichas técnicas, planos, detalles e incluso fotografías de la instalación y supervisión es una excelente idea.

En efecto, la documentación de un proyecto es una herramienta muy útil para mantener tu portafolio actualizado o cuando buscas participar en un concurso. Sin embargo, también es una forma muy efectiva de mejorar tu proceso de diseño, pues a través de la documentación puedes encontrar oportunidades de mejora para evitar errores o cambiar aspectos que podrían realizarse de manera más eficiente.

¿Todavía no documentas tus proyectos? No te preocupes, el hábito de documentar toma tiempo y para comenzar no es necesario que documentes hasta el más mínimo detalle. Puedes empezar por mejorar las fotografías que tomas, hacer una carpeta con todo los entregables que envías a tus clientes o tomar notas durante la supervisión de tus obras.

En CONSTRULITA sabemos que la documentación de un proyecto es una parte integral del proceso de diseño y aunque representa un esfuerzo y disciplinas constantes, estamos seguros que nos ayuda a crear una práctica más profesional y una comunidad más consciente de la importancia del diseño de iluminación.